Terapia de parejas

« Volver

¿Cuándo hay que acudir a una terapia de pareja?

Cuando sienten que la relación empieza a deteriorarse y se encuentran en situación de crisis, tanto, que los lleva a estar cargadas de dolor y desilusión, también cuando se dan cuenta que la vida en común les está resultando muy difícil o confusa, que ya no hay esa linda espera para encontrarse de nuevo, que toda conducta pareciera que incomodara al otro, entonces es el momento de tomar unas sesiones para resolver las dificultades que están atravesando, sin embargo la mayor problemática de las parejas es que acuden a consulta cuando ya no hay solución.




¿A qué se debe que últimamente se ha incrementado los problemas de pareja?

Efectivamente, en los últimos años se ha incrementado notablemente problemas en la relación, para lo cual han intervenido diversos factores:


¿Qué hago si mi pareja no quiere asistir a la consulta?

Es normal que no quiera asistir uno de ellos, sea por miedo, porque hay paradigmas que ir al psicólogo es porque se está “loco”, por la desconfianza de comentar sus intimidades a terceros, porque creen que solos van a poder solucionar el problema, mayormente es la mujer quien tiene mayor disposición, porque tienden a compartir con mayor facilidad sus sentimientos y a expresar sus emociones, aunque últimamente se ha incrementado, que es el esposo la persona que coordina las citas, y una vez iniciada las sesiones es el que se integra con mayor plenitud.



¿Cuántas sesiones son necesarias?

Esto va depender del problema que se presente, la pareja puede asistir perturbada emocionalmente o por un problema específico, la terapia y los cambios lo hacen los pacientes, mas no el terapeuta, va depender también del amor que aún queda en ellos, y de la disposición que tengan para el cambio, en muchas oportunidades solo basta 2 sesiones para que las cosas vuelvan a su cauce normal, en otras oportunidades es una terapia más profunda, estas sesiones pueden ser individuales dentro de la terapia, si el terapeuta lo considera así.



¿Cómo es el desarrollo de las sesiones?

En las sesiones, el terapeuta se centra fundamentalmente en identificar las creencias de cada uno, traídas desde infancia y que sin darse cuenta afectan su relación y así, están repitiendo patrones que le ayudaron a sus padres, mas no les está funcionando a ellos, se trabaja también en mejorar la comunicación, ya que la experiencia clínica nos dice que es uno de los mayores problemas, al parecer en nuestra cultura se aprendió a escuchar para contestar, mas no para comprender, se trabaja también como controlar los impulsos y emociones para afrontar y resolver los conflictos que puedan surgir de una manera más eficiente. Además, se enseñará a ver los problemas desde otra perspectiva, intentando relativizar los mismos sin que los personalismos, el orgullo, la vanidad, la soberbia, puedan distorsionar los juicios de valor.

En las sesiones no se trata de conversar solamente, sino hay que ponerlo en práctica, brindamos lecturas, tareas como aprender a discutir, expresarse en forma asertiva sin dañar al otro. Se trabajará primero en tratar de unir la pareja, en reconstruir la relación, pero si esto no sucede, se enfoca a la preparación para un proceso de ruptura o separación que se acepte por ambas partes y que no sea destructivo, es un espacio donde los dos participan conjuntamente.



¿Qué tan efectivo resulta esta terapia?

En estos casos la terapia colabora para que cada miembro pueda clarificar qué está sucediendo, comprender las necesidades propias y las de su pareja, y llegar a acuerdos sobre los roles y manera de vivir en pareja.

Los datos indican que la gran mayoría de las parejas que acuden a terapia, alrededor del 75% informan de una mejora en la satisfacción matrimonial. Cuando se asiste con disposición total para centrarse en los cambios con mayor flexibilidad, se encuentran resultados más óptimos.



¿Cuáles son los problemas más comunes que se presentan en las parejas?

Diseño y desarrollo: VAJDA